Al circular es obvia la importancia de ver siempre la carretera, pero igual de importante es el tener controlado nuestro alrededor.

Los retrovisores son un periférico vital de nuestros vehículos  ya que sin ellos circular sería imposible, es por eso que hoy en Homologatuauto te hablamos de ellos y sus peculiaridades.

Para empezar los retrovisores se dividen en clases desde la I  hasta la VI, según pertenezcan a una clase u otra sus funciones varían así como al tipo de vehículo al que deben ir adheridos de forma obligatoria

Antes de nada debemos identificar los diferentes tipos de espejos:

Clase I: Son los espejos centrales interiores y se equipan en aquellos vehículos que cuentan con una luneta trasera que permita su utilización.

Clase II Son los retrovisores exteriores laterales alargados, propios de furgonetas y camiones.

Clase III Estos son los retrovisores laterales comunes.

Clase IV: Son los espejos espaciales, estos tienes forma convexa con el fin de mejorar el ángulo del retrovisor  y ampliar la visibilidad.

Clase V: Se denominan retrovisores de proximidad, y son propios de  los camiones y derivados. Se sitúan en el lateral, encima del piloto o el copiloto, apuntando hacia abajo facilitando así la visión a la hora de maniobrar.

Clase VI: Son parecidos a los anteriores, comparten función e inclinación pero estos se sitúan en el frontal del vehículo y permiten comprobar que no hay nadie en los puntos ciegos.

Teniendo esto claro solo queda saber cuáles son obligatorios en cada caso.

Empezando por los M1 debemos contar siempre con 1 espejo Clase I y uno a cada lado de Clase II u III según convenga.

Pasando a los M2 y M3 solo es preciso utilizar ambos espejos laterales de Clase II

Pasamos a los N1 aquí nos encontramos con diferencias respecto a los M1 ya que a pesar de ser obligatorios los dos laterales de Clase III y el interior de Clase I, este último puede ser suprimido si no es posible que efectué su función, es decir, este tipo de vehículo suele contar con un cristal trasero opaco por lo que la  función del espejo no puede ser llevada a cabo.

Si por el contrario circulamos con un N2 de hasta 7500kg debemos tener en cuenta el llevar siempre ambos espejos laterales Clase II, otros 2 de Clase IV y un quinto espejo Clase V en el lado del pasajero.

Por último para los vehículos N2 de más de 7500kg o N3 debemos tener siempre los mismos espejos que los de la categoría anterior más un sexto espejo de la Clase IV en el frontal.

Circular sin los diferentes espejos obligatorios o tenerlos en mal estado no solo aumenta el peligro en la carretera sino que puede acarrear multas de tráfico y fallos en ITV según la gravedad de la infracción, por ejemplo:

La inexistencia de alguno de los retrovisores reglamentarios del vehículo: FALLO GRAVE X

Ubicación no reglamentaria del retrovisor: FALLO GRAVE X

Deterioro de la superficie dificultando la visión: FALLO GRAVE X

Fijación defectuosa con riesgo de caída: FALLO GRAVE X

Retrovisores de Clase V o VI montados en alturas no reglamentarias: FALLO GRAVE X

Retrovisor no homologado: FALLO GRAVE X

Estas son solo algunas de las consecuencias que podemos encontrarnos al  descuidar el estado de los retrovisores puesto que lo más importante es nuestra seguridad y la de los que nos rodean, por eso te recomendamos que estés siempre alerta y que cuides de tus retrovisores como se merecen.

Que te a parecido el tema? Crees que le damos la importancia que merecen a estos complementos o por el contrario opinas que no son tan relevantes?  Déjanos tu consulta o participación en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *